5 puntos clave en la limpieza de la habitación de un hotel

habitacion_solymar

Ahora que se acercan las vacaciones de Semana Santa y la primavera, las personas que sufren alergias les supone un gran problema viajar. Para poder disfrutar de las vacaciones con la garantía de no verse aquejados por su dolencia, hay que contar con lugares de ocio libres de alérgenos.

Los propietarios de los alojamientos y los centros de ocio que garantizan unas instalaciones con baja carga alérgena o libre de ella, proporcionan un gran valor añadido en y un servicio adicional al cliente.

Para ello es imprescindible conocer los posibles focos expuestos a los alérgenos: donde se acumulan los ácaros, las zonas más expuesta al polen o los hongos y las condiciones ambientales más propicias para evitar su proliferación y poder combatirlos.

Los principales focos a tratar son los siguientes:

1. Piscinas, jacuzzis y baños por ser las principales zonas de proliferación de hongos debido al alto nivel de humedad. La forma más sencilla de mantenerlos a raya es siempre una buena ventilación y una limpieza y mantenimiento a fondo con las que muy bien se pueden controlar.

2. Humedades en paredes y techos originadas por filtraciones de la cubierta o de la paredes perimetrales por problemas de aislamiento o de condensación, así como fugas en la instalación de fontanería. En estos casos es imprescindible localizar siempre el origen estas humedades y solucionarlo cuanto antes
para eliminar los efectos y evitar que se instalen los hongos.

3. El aire acondicionado es algo que conviene revisar periódicamente y desinfectarlo -al menos- dos veces al año. Esta tarea es mejor dejársela a un técnico cualificado que sabrá lo que hacer en cada caso. Además de los hongos más comunes pueden albergar otros agentes desencadenantes de otras reacciones alérgicas y otras enfermedades perjudiciales para la salud, como el famoso Aspergillus.

4. En las habitaciones se deberían evitar las moquetas y un exceso de alfombras, aunque muchas veces no resulta fácil porque hay muchos hoteles que están prácticamente enmoquetados. Lo más aconsejable -para el bienestar de las personas alérgicas- sería lavar la ropa de cama y las toallas todos los días. Un programa de agua caliente a más de 60 grados consigue eliminar todos los ácaros y sus huevos. Las cortinas también se deben lavar con frecuencia (al menos
dos veces al mes).

5. No sólo hay que pensar en las alergias respiratorias, las alergias alimenticias también deben ser tenidas en cuenta. Es frecuente que cada vez encontremos más clientes en nuestros hoteles con alergia o intolerancia a algún alimento. Estas personas ya lo sabe en su caso, pero nunca está de más indicar en el menú o carta que ingredientes contiene cada plato.

En resumidas cuentas, desinfectar, mantener el aire limpio y reducir la humedad son las tres factores más importantes para ofrecer a los clientes un ambiente lo más libre y controlado de alérgenos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Filterqueen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s