La decoración y las alergias

A la hora de decorar una vivienda, una habitación o una oficina, no pensamos en las posibles alergias de aquellos que puedan hacer vida en estos ambientes. Es una cuestión que a menudo se descuida cuando, en realidad, debe ser tomada como algo importante.

La decoración y las alergias

Aunque una persona pueda llegar a ser alérgica casi a cualquier cosa, existen alergias más extendidas que otras, y son estas a las que debemos tomar más en cuenta.

Lo ideal es que exista una cierta previsión de materiales a utilizar, que no afecten a las personas alérgicas, desde antes de la construcción de la vivienda o de la reforma de la habitación, teniendo en cuenta la ventilación de la zona, aislamiento antihumedad, luz natural, materiales hipoalergénicos, etc. Como eso no siempre es posible, podemos aprovechar la redecoración de la vivienda para disminuir los focos de alérgenos.

Los factores a tener en cuenta son:

  • Pinturas: Al pintar las paredes, techos y muebles, debemos asegurarnos de que se eliminan focos de humedad. Si hay moho, antes eliminarlo con un poco de lejía, bicarbonato disuelto en agua o vinagre, esperar a que esté bien seca la superficie antes de aplicar la pintura. Esta ha de ser hipoalergénica ó antimoho, aplicándola de modo que la superficie quede lo menos porosa posible, esto reducirá las posibilidades de formación de moho en esa superficie, y si sale, será más sencillo de limpiar. 
  • Alfombras y moquetas: Evitar siempre la moqueta, y las alfombras conviene que sean de pelo muy corto, esto facilitará el aspirado y la reducción de un importante foco de ácaros y acumulación de epiteliales. 
  • Telas: Hay que procurar no abusar de la decoración con telas, cojines y similares, especialmente si los lugares donde van a estar no disponen de una buena ventilación o si están próximas a focos de humedad y calor, ya que son factores que influyen considerablemente en la concentración de ácaros. En cuanto a los cojines y edredones evitar aquellos de plumas de ave, ya que, aunque hay estudios que demuestran que no contienen más ácaros que un cojín sintético, el alérgeno pueden ser las propias epiteliales del ave, que pueden desprenderse de las plumas. 
  • Superficies: Los muebles pueden ser sobrios o de colores alegres, pero conviene que los materiales sean de calidad, y sin demasiadas tallas o decoraciones en relieve. Esto último nos influirá a la hora de limpiar el polvo y cuantos más recovecos tenga el mueble, más fácil será que se acumulen los alérgenos. 

Pensando un poco en nuestra salud, podemos tener un ambiente agradable y acogedor con una carga alérgena muy baja.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alergia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s