¿Qué se esconde detrás del polvo?

Qué se esconde detrás del polvo

¿Qué es el polvo? El polvo es el nombre genérico para las partículas sólidas con un diámetro inferior a los 500 micrómetros y, en general, a materia muy fina.

El polvo en los ambientes humanos como casas y oficinas, es generado por las propias personas.

Esto se sabe porque un gran porcentaje de su composición son células muertas de la piel humana y de los animales que pueda haber en el entorno.

Si se analiza el polvo doméstico nos podemos encontrar de todo: desde los restos de células muertas humanas y de animales hasta partículas inertes de arena. Pero también existen otras perjudiciales para la salud, como restos de plomo o arsénico. Este hecho resulta preocupante si empezamos a pensar en los más pequeños, en especial los bebés, que tienden a llevarse los juguetes a la boca sin importarles si están limpios o llenos de polvo.

La parte orgánica del polvo, estas células muertas, se convierten en un banquete para los diminutos insectos que habitan en nuestro ecosistema doméstico, un entorno ideal para su reproducción, sobre todo si las condiciones de temperatura (unos 25 grados) y humedad (un 75 por ciento) son las adecuadas. Pero el problema no son los ácaros,  ya que solo se alimentan de células muertas, el problema reside en los residuos en descomposición que generan tras alimentarse, los cuales pueden provocar alergias.

Por lo que es recomendable una cierta ventilación, además de una limpieza periódica, para evitar la acumulación de pelusas o “motas de polvo”. Para evitar levantar polvo que se pueda volver a posar sobre las superficies, debemos realizar la limpieza con paños húmedos o una aspiradora.

No es malo que los más pequeños estén expuestos los ácaros, ya que esto puede ayudar a reforzar sus defensas, pero no nos olvidemos del resto de sustancias que se pueden encontrar en el polvo traídas desde el exterior por el aire, el calzado o los animales domésticos. Aparte del plomo y el arsénico, otras sustancias potencialmente peligrosas pueden llegar alojadas en las suelas de nuestro calzado.

No hay manera de evitar que se acumule el polvo en casa o en el trabajo, pero sí se puede reducir la proliferación de ácaros, evitando que el polvo se acumule el tiempo necesario, mediante limpiezas periódicas y una correcta ventilación o renovación del aire, sobre todo en lugares próximos a la costa o humedales, porque como hemos dicho, a mayor humedad y temperatura los ácaros se reproducen más rápido.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alergia, calidad de aire, Filterqueen, limpieza

2 Respuestas a “¿Qué se esconde detrás del polvo?

  1. Bely Fdez

    Si hasta ahora era maniatica de la limpieza creo que lo voy a ser más a partir de ahora. Mira que se esconden “cosas” desagradables en el polvo.

  2. Pingback: Alergias, ¿prevenir o curar? | Filterqueen – Blog sobre la Salud Ambiental, alergias y asma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s